Para este aniversario fundacional, La Junta Directiva de la Hermandad, confió en el artista Ricardo Roízo para la elaboración del cartel conmemorativo de la Hermandad.

Ricardo fue durante muchos años vecino de nuestro barrio del Prado, vivió la sencillez de este barrio y conocía a sus gentes.

En palabras de su amigo Luis Mariano, y hermano también de nuestra Hermandad, “Ricardo es un hombre de fe, que siempre busca el bien, es un hombre alegre y una gran persona y gran trabajador”

Por todo ello, él era la persona adecuada para plasmar las vivencias de este barrio y su Hermandad.

EXPLICACIÓN DEL CARTEL POR SU AUTOR

“Quiero dar las gracias por haberme dejado participar en esta importante y preciosa celebración del 50 aniversario de esta queridísima Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y San José Obrero”

“Cuando Francisco Javier, el presidente de la Hermandad, me ofreció en nombre de la Hermandad la posibilidad de hacer una obra que celebrara y dejara constancia de este acontecimiento, no me lo pensé ni un segundo y dije que sí,  sin saber ni siquiera cual era la propuesta. Dije que sí guiado por el corazón.

Este barrio, el barrio del Prado, ha sido mi barrio durante muchos años, y para mi ha sido siempre un barrio alegre, a pesar de los sufrimientos que nunca faltan. Un barrio que siempre ha sido una gran familia como esta Hermandad, en el que todo el mundo se conoce, se preocupa y hasta se cuida. Un barrio con VIDA.
Un barrio donde sin ser de aquí, me he sentido querido, respetado y cuidado y al que me sigo sintiendo vinculado, y con este cuadro, además ahora vinculado como artista.

En este cuadro he querido reflejar todo lo anterior:

Nuestro querido y tan rezado Nazareno, cargando su cruz como cada uno, pero mirando hacia delante con la cabeza alta y luchando, sin resignarse nunca y con la esperanza en los ojos.

Este Nazareno esta mirando a su gente, su barrio. El que tanto le ha rezado en tan difíciles momentos y la que tanto le ha agradecido también en los bancos de su entrañable capilla.

Las espinas de su corona rozan la parte pintada del barrio, representando estos momentos difíciles. Pero no he querido quedarme ahí, sino que es un cuadro alegre, luminoso, colorido, con un cielo azul claro y transparente, como esta capilla y este barrio, que a pesar de caer muchas veces, en este viacrucis que es la vida, se vuelve a levantar una y otra vez y sigue adelante y celebra sus fiestas año tras año.

Un poeta dijo una vez: la poesía no es para quien la escribe, sino de quien la escucha.

Eso quiero decir yo, este cuadro esta hecho con corazón para vosotros, deseando que os guste tanto como a mi hacerlo y os anime a seguir avanzando pase lo que pase.

Mil gracias por haber confiado en mí.

Ricardo Roízo

 

Imagen calendario

Anuncios